En los años cincuenta, Alan Lomax -el célebre documentalista estadounidense- viajó por los pueblos de España registrando la música de los artistas con los que se cruzaba